Pasos para la constitución de una Cofradía:

1.- El grupo de personas que tengan la idea de erigirla, deberán formar una Comisión Gestora.

2.- Es conveniente que su sede sea un templo parroquial, o de otra índole, preferiblemente, que el patrón sea Santiago y un párroco o sacerdote rector debe asumir, desde la Comisión Gestora, el cargo de Consiliario o asesor religioso.

3.- La Comisión Gestora redactará el Proyecto de Estatutos. Estos deben tener el título de Cofradía de Santiago y recoger los fines básicos de difundir el culto al Apóstol, promover la peregrinación cristiana a su tumba y, como asociación religiosa, ayudar a la santificación de sus miembros, con todo lo que ello implica de acción apostólica. Los Estatutos de la Archicofradía pueden servir de referencia.

4.- Este Proyecto de Estatutos, pueden remitirse, si se desea, a la Junta Directiva Central de la Archicofradía del Apóstol (cuyos Estatutos, en líneas generales servirían de base), para que dicha Junta Central emita su informe o parecer sobre los mismos.

5.- El proyecto ha de enviarse (a poder ser, por medio del Consiliario) al Obispo de la Diócesis, para la aprobación definitiva de los Estatutos de la futura cofradía.

6.- Una vez aprobado, la Junta Gestora convocará una Asamblea a la que asistirán todos los que deseen formar parte de la Cofradía. La Asamblea elegirá la Junta Directiva de la misma. En ella se podrían presentar, como es obvio, las candidaturas que lo deseen, con los nombres de presidente y demás cargos que la compondrán.

Es necesario tener en cuenta lo que determina el canon 317,4 del Código de Derecho Canónico: ”En las Asociaciones públicas de fieles, que se ordenan directamente al ejercicio del apostolado, no deben ser presidentes los que desempeñan cargos de dirección en partidos políticos”.

7.- Una vez elegidos los miembros de la Junta, antes de su toma de posesión, han de ser confirmados por el Ordinario del lugar.

Aunque el Código de Derecho Canónico (Canon 371,1), solamente exige la confirmación por parte de la autoridad eclesiástica, del Presidente, se recomienda que sean confirmados también todos los demás cargos.

8.- Recibida la confirmación de los cargos, efectuada por el Prelado de la Diócesis, el Presidente convocará la primera reunión de la Junta Directiva en la que se tomará posesión definitiva, haciéndolo constar así por el Secretario, en su primera Acta.

9.- La Cofradía tiene personalidad jurídica canónica, en el caso de España conviene que sus Estatutos se envíen a la Delegación o Subdelegación del Gobierno de la Provincia donde radique y también a la autoridad autonómica pertinente con objeto de que la Cofradía sea inscrita en los respectivos Registros de Asociaciones. Dicha inscripción no es una autorización administrativa de valor jurídico para la Cofradía sino sólo para conocimiento por parte de la autoridad civil. El derecho de asociación se apoya en la propia Constitución y la personalidad jurídica, en los Acuerdos entre la Santa Sede y el Estado. Éste reconoce la personalidad jurídica de las cofradías y, una vez inscritas, tienen el reconocimiento civil que la norma le otorga.

En otros países se verá la forma particular de que las cofradías, aparte de su reconocimiento canónico, obtengan también reconocimiento civil de acuerdo con las normas vigentes en cada estado.

Agregación de una  cofradía a la Archicofradía Universal del Apóstol Santiago

La Dignidad de Archicofradía concede a sus Moderadores la facultad de asociar a ella todas y cada una de las Cofradías que en cualquier parte, con el mismo titulo y las mismas constituciones estén o hayan de ser erigidas (Antiguos Estatutos, art.4).

Tal como se refleja en los antiguos estatutos de la Archicofradía, ésta goza de la concesión apostólica de poder agregar aquellas Cofradías legítimamente erigidas y con los mismos fines que la Archicofradía.

Para solicitar la agregación a la Archicofradía Universal del Apóstol Santiago tan sólo se necesita presentar una copia de los Estatutos con la correspondiente aprobación por parte del ordinario del lugar, una copia del Acta Fundacional (si existiese) y un escrito de la Junta Directiva de la Cofradía solicitando la agregación.